Ligue-se a nós

Sudão

El Ejército de Sudán tomó el poder en un violento golpe de Estado que dejó 3 muertos y 80 heridos

Publicado

no

En un inesperado golpe de Estado por parte de las Fuerzas Armadas, los líderes militares finalizaron el pacto con los gobernantes civiles y derrocar al gobierno de transición.

Tras días de incertidumbre en Sudán y manifestaciones en favor de un golpe de Estado militar, las Fuerzas Armadas sudanesas se hicieron con el poder del Estado derrocando al gobierno de transición.

Los militares arrestaron al Primer Ministro Interino, el funcionario de carrera Abdalla Hamdok, quién gobernaba desde mediados de 2019 cuando fue impulsado al poder por el grupo Fuerzas de la Libertad y el Cambio, una amplia coalición pro-democracia.

Los líderes militares y civiles han estado gobernando en conjunto desde que el gobernante Omar al-Bashir fue derrocado hace dos años por una facción del Ejército “leal” a los gobernantes civiles. El radical islámico y autoritario Al-Bashir gobernó Sudán por más de 20 años, hasta que el pueblo se levantó masivamente en su contra y fue forzado a dimitir en 2019.

Ahora, la rama militar ha decidido tomar el control del país unilateralmente, ante la imposibilidad de los gobernantes civiles de aplacar la crisis económica, sanitaria y social del país.

El Consejo Soberano, ente cívico-militar instalado para el gobierno de transición luego del derrocamiento de Omar Al-Bashir, fue disuelto esta mañana por parte del líder del golpe, el general Abdel Fattah Al-Burhan.

Como nuevo jefe de Estado de facto, el general Al-Burhan prometió establecer la seguridad en el país y celebrar elecciones “limpias y abiertas” en julio de 2023.

General Abdel Fattah Al-Burhan.

Hamdok se encuentra detenido por las Fuerzas Armadas en una locación confidencial, según confirmó el Ministro de Información, que también dijo que hay otros miembros del gabinete arrestados.

Al conocerse estos acontecimientos, el grupo Fuerzas de la Libertad y el Cambio, que lideró el gobierno desde la salida de Omar al-Bashir llamó a la desobediencia civil y a manifestarse a lo largo del país, causando las protestas en la capital, Jartoum, que dejaron 3 muertos y 80 heridos por la fuerte represión.

Además, en plena manifestación, en una contundente y efectiva medida conjunta, todos los empleados del Banco Central inmediatamente comenzaron una huelga en rechazo al golpe, lo cual llevó a una profundización de la crisis económica, una de las razones por la cual el Ejército justificó su toma de control.

Repercusiones internacionales

En una conferencia de prensa de la Casa Blanca, el vocero del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Ned Price, exigió que “el gobierno de transición liderado por civiles debe ser inmediatamente restaurado ya que representa la voluntad del pueblo sudanés”.

A la luz de los acontecimientos, el gobierno de Joe Biden anunció que pausaría la asistencia humanitaria que le vienen enviando al país todos los años a Sudán. Este año ya se le había enviado 700 millones de dólares en materia de apoyo económico.

Ned Price.

Por su parte, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, y el Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, llamaron a la inmediata liberación de las autoridades detenidas y pidieron detener la violencia, sin éxito claramente.

Según informaciones del medio árabe Al-Jazeera, los representantes civiles en el consejo de gobierno daban por sentado que los militares iban a entregar el gobierno a manos 100% civiles en unas pocas semanas, pero finalmente todo indica que gobernarán hasta 2023.

A pesar del golpe y el aparente cambio de rumbo político, el tratado enmarcado en los Acuerdos de Abraham entre Sudán e Israel se mantendría en pie, aunque su firma se postergaría, según reporta el medio Kan. El depuesto primer ministro Hamdok planeaba ir pronto a Washington a firmar el acuerdo en persona con el premier israelí Naftali Bennett.

Sudão

El líder militar golpista de Sudán anuncia el Estado de Emergencia y disuelve el gabinete de transición

Publicado

no

Abdel Fattah Al-Burhan, el militar golpista que se hizo con el liderazgo de Sudán en un repentino golpe de Estado este lunes 25, declaró el Estado de Emergencia y disolvió el gobierno civil.

El general y nuevo Jefe de Estado de Sudán, Abdel Fattah Al-Burhan, confirmó sus dichos de ayer y afirmó que va a celebrar elecciones limpias y abiertas en julio de 2023, pero que mientras tanto, no habrá ningún tipo de gobierno civil en el país.

El líder militar llamó a restablecer el orden para poder en noviembre formar un gobierno tecnócrata y crear un Tribunal Constitucional y un Consejo Legislativo para “corregir el camino de la revolución“.

Dando primeros indicios ideológicos a un sector importante de la sociedad, Al-Burhan también eliminó el comité de investigación de la corrupción del gobierno de Omar Al-Bashir. El radical islámico y autoritario Al-Bashir gobernó Sudán por más de 20 años, hasta que el pueblo se levantó masivamente en su contra con ayuda de una facción del ejército y fue forzado a dimitir en 2019.

A su vez, durante su primera rueda de prensa, Al-Burhan reveló que el derrocado primer ministro Abdalla Hamdok, quién gobernaba desde mediados de 2019 tras la expulsión de Al-Bashir, se encuentra recluido en la propia casa del nuevo mandatario, alegando motivos de seguridad.

Manifestaciones contra el creciente poder del ejército en 2019.

Siguiendo la sanción económica de Estados Unidos del día de ayer, Alemania también congeló todas las ayudas internacionales enviadas al gobierno de transición sudanés en materia de soporte económico y asistencia humanitaria.

Este martes 26 de octubre, las protestas continuaron a lo largo y ancho del extenso país africano y se difundió por redes sociales y de forma clandestina una convocatoria a una masiva manifestación para el sábado 30.

Continuar Lendo

Trending